El blog de José María Mateu

Innovación, Marketing, Personas

El blog de José María Mateu

Innovación Estratégica vs. Innovación Evanescente

marzo 11th, 2018 · No Comments · Innovación, Talento

Innovar es construir caminos nuevos hacia metas razonables. ¿Es el cambio de modelo económico una meta razonable? Depende… Depende de la capacidad de esos caminos nuevos que construyamos.

La pregunta se convierte entonces en: ¿qué clase de innovación somos capaces de activar? ¿Está a nuestro alcance una innovación capaz de redefinir industrias enteras y crear nuevos espacios de mercado? Esto es, ¿somos capaces de activar lo que Markides denomina ‘Innovación Estratégica’? ¿O nos limitaremos a crear ‘una ratonera mejor’? He acuñado un término para denominar esta segunda modalidad de innovación, el de ‘Innovación Evanescente’, es decir, aquella que se desvanece o esfuma. Creo nos ayuda a remarcar la volubilidad de esta modalidad de innovación.

La diferencia entre una y otra desde el punto de vista de la ambición de las metas perseguidas es evidente. ¿Cuál es la diferencia desde el punto de vista instrumental? La respuesta es sencilla, la diferencia está en el grado de conocimiento con que podemos afrontar una u otra.

La Innovación Evanescente aflora por doquier, puebla nuestras industrias, recibe premios incluso. Encaja bien en la lógica, apremiante en resultados, que nos envuelve (de resultados efímeros, habría que añadir). La Innovación Estratégica requiere por el contrario de lógicas menos evidentes (disruptivas), de lógicas que emergen sólo tras un arduo trabajo de investigación y pensamiento. Como dijo Vidal Sassoon hace casi un siglo, “el diccionario es el único lugar en que éxito precede a trabajo“.

Podemos apostar nuestros escasos recursos al rojo de la Innovación Evanescente, y cosechar pequeños éxitos efímeros que nos sirvan para cubrir el expediente y eludir nuestra verdadera responsabilidad. O bien podemos invertir esos recursos en verdadero talento que atesore el conocimiento y la capacidad para activar esos caminos de grandeza de los que hablaba Justo Nieto. Esta segunda alternativa es el negro, más obscura a priori. Para escoger entre ambos caminos hay además que al menos intuirlos, lo que también requiere algo de conocimiento en el que decide.

Lo que está claro es que sólo el Conocimiento, con mayúsculas, puede construir ese nuevo modelo económico que a la postre sea capaz de crear empleo de calidad y riqueza para todos. ¿Seremos capaces o será otra oportunidad perdida, evanescente?

Tags:

No Comments so far ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment