El blog de José María Mateu

Innovación, Marketing, Personas

El blog de José María Mateu

Investigando qué tipo de profesional demandan las empresas

julio 10th, 2012 · No Comments · Estrategia, Futuro, RSC, Talento

5 de julio de 2012 - Asociación de Antiguos Alumnos de la UPV

Convocados por la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad Politécnica de Valencia, cuatro directivos de empresas valencianas dieron el pasado cinco de julio una lección magistral sobre cómo los profesionales pueden convertirse en parte de la solución de los colosales problemas que nos afligen. Bajo el título Trabajar en el Sector Agroalimentario la cita abría un ciclo que con buen criterio la Asociación pretende ampliar a otros sectores de nuestra economía.

El objetivo de la convocatoria era orientar a los titulados que buscan una mejora en sus circunstancias profesionales sobre el cómo hacerlo, contestando a preguntas como éstas: ¿qué oportunidades profesionales crean las empresas del sector agroalimentario y el sector en su conjunto?, ¿qué perfiles profesionales buscan las empresas para responder a los retos que tienen planteados?, ¿qué papel pueden desempeñar los titulados de la UPV en la consecución de esos retos?, ¿qué formación complementaria en los titulados seduce a los empleadores del sector?, ¿qué actitudes?, ¿qué clase de talento necesitan las empresas para responder a sus desafíos? El objetivo era pues ambicioso.

Los directivos convocados dibujaron un perfil de su candidato ideal que va mucho más allá de la formación técnica facilitada por la universidad, para adentrarse en el terreno de las habilidades personales y sociales (su capacidad de expresión, o de trabajar en equipo,…), la formación complementaria en idiomas y otros contenidos (calidad alimentaria, seguimiento de la huella medioambiental, funcionalidad de los alimentos,…), y hasta la propia actitud ante el trabajo y la vida (¿son capaces de aportar antes de pedir?).

La base técnica se da por existente en todos los candidatos a un puesto, el título universitario lo garantiza, pero las empresas necesitan más, y ese valor añadido es el que les va a decantar por uno u otro candidato. Lo que el candidato a un puesto ha hecho para merecerlo es la demostración de su proactividad, de su iniciativa (cómo ha sido capaz de combatir sus carencias, cómo ha perfeccionado su conocimiento en determinado ámbito,…). Otras actitudes valoradas son la orientación al cliente, la orientación a resultados, el compromiso, la adaptabilidad, etc.

No siempre es fácil constatar las actitudes a la hora de seleccionar. Eso hace que “se acabe contratando por la aptitud, y despidiendo por la actitud”. La buena noticia es que muchas de las competencias deseadas se pueden aprender.

Los desempleados buscan empresas que les den la oportunidad de demostrar lo que valen. Las empresas por su parte buscan candidatos que ya puedan demostrarlo. Sólo en estos candidatos están dispuestos a invertir, porque la contratación de recién titulados supone un esfuerzo inversor por parte de la empresa. Los recién titulados exhiben muchos conocimientos, pero no saben cómo aplicarlos, por lo que la empresa que los contrate tendrá que completar su formación. Las becas de inserción laboral se perfilan en este sentido como buenos instrumentos para incorporar talento a las empresas, porque bajan el coste inicial. El reto para los candidatos es pues en cualquier caso el de demostrar que valen lo que cuestan.

El evento no sólo respondió a las preguntas planteadas, sino que abordó debates que van más allá, como el de si se debe retribuir o no a los empleados por sus ideas, o el de en qué medida la externalización va a abrir otras vías de incorporación a las empresas, a través de pequeños proveedores de servicios puestos en marcha por emprendedores. Son debates en los que habrá que seguir profundizando, porque es seguramente en ellos donde podemos encontrar la luz al final del túnel.

Lo que es claro es que, como dice Lynda Gratton en su último libro, “el futuro del trabajo ya está aquí”, y empieza a no parecerse en nada a lo que conocemos. Los artesanos del siglo XXI serán especialistas, conocedores profundos de un mundo tecnológico en constante cambio, pero también serán personas apasionadas con lo que hacen y lo que persiguen, comprometidos con misiones por las que vale la pena trabajar. En ese tránsito, no sólo se convertirán en la solución de nuestros problemas, sino que serán más felices.

Los ejemplos, de ese conocimiento y esa pasión, de capacidad para salir del reto al que les sometimos, están a la vista:

  • Juan Vicente Tamarit, Director General Comercial en Productos Alba
  • Antonio Rocha, Director de Recursos Humanos en Cárnicas Serrano
  • Armando Calatayud, Director de Personas y Valores en Importaco
  • Juan Carlos Pérez, Socio Consultor en RH Asesores

Las valoraciones de algunos asistentes:

  • “El evento me pareció muy interesante. Los ponentes aportaron muchas ideas a tener en cuenta y su visión desde la empresa. Al final hasta faltó tiempo conforme se animaron las preguntas. Como aportación, que se repitan este tipo de actos.” Raquel Aguilar.
  • Realmente me gustó.” Isabel Barrachina.
  • Me gustó mucho el acto de ayer. Fue una forma fantástica de escuchar de boca de importantes directivos, el estado actual de la industria alimentaria. Es bastante difícil conocer cuáles son las inquietudes de las principales pymes así que, fue muy útil para mí conocer hacia donde está yendo la industria agroalimentaria, ya que en estos momentos me encuentro en desempleo. Sería muy interesante si se volviera a repetir de nuevo con profesionales de otros sectores.” Begoña Radoselovics.
  • “Pues la verdad es que me pareció muy bien tanto la organización como la calidad de los ponentes. Además tuve la ocasión de reencontrarme con compañeros de carrera que hacía años que no veía. Como Ingeniero Agrónomo, me gustaría “barrer un poco para casa” y proponeros que cuando tengáis ocasión organicéis otra charla como esta pero para el sector de la jardinería-paisajismo y medio ambiente. Me da la impresión de que somos bastantes compañeros interesados en este tema. Enhorabuena por vuestra planificación y la continua oferta de actividades.” Miguel Galiana.
  • “Mi impresión del evento fue positivo. Ya que es una forma de acercar las necesidades e inquietudes de las empresas actualmente a los candidatos de futuros puestos de trabajo.

Salí con un sentimiento agridulce. Por un lado constaté que las empresas cada vez exigen más cualidades a los futuros trabajadores, pero con la excusa de la crisis se pagan sueldos de poco más de mil euros. La motivación para nuevos retos debe ser aspirar a una vida más desahogada y no el miedo, al paro. El miedo bloquea todo lo que tenga por delante, puede funcionar para huir de un león en un momento concreto, pero no se puede todos los días estar huyendo del león.

Por otro lado, parece que se da una esperanza a nuevas oportunidades, las cuales aún no están definidas realmente. Creo que la sociedad está en un cambio muy profundo a nivel mundial, y ya se vera en que desemboca todo esto, con el tiempo.

Os animo hacer más eventos de este tipo, por lo positivos que son para todos los asociados.”

David Añón

 

Tags:

No Comments so far ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below.

Leave a Comment